El paciente "persigue" su centro de gravedad. Mira hacia adelante pero está encorvado y tiene los brazos flexionados. Tiene "temblor de intención" (la mano tiembla cuando trata de utilizarla)